LOS CRISANTEMOS, REYES DEL OTOÑO

Pertenecientes a la familia de las Compuestas (como el girasol y las margaritas), los crisantemos tienen infinitas formas cultivadas que vuelven bastante difícil su clasificación botánica. Probablemente, la mayoría de los híbridos provienen de la especie Chrysanthemun sinense, originaria especialmente de China y Japón, de color amarillo y con 2500 años de antiguedad y de sus cruzamientos conChrysanthemum morífolium, Chrysanthemum rubellum y Chrysanthemum koreanum.

Entre los utilizados para jardinería, hay básicamente dos tipos con floración otoñal, que llamamos comúnmente crisantemos y San Vicente.

Los crisantemos, los más grandes tanto en altura de la planta como en el diámetro de las flores. Producen varias flores en cada tallo (en realidad cada una de las que llamamos flores es una inflorescencia, que contiene, a veces, varios cientos de flores), que pueden ser aplanadas o mas o menos esféricas y que tienen variados colores, rojo, amarillo, naranja, rosado, lila y blanco.

Los San Vicente, que comienzan a florecer unos 20 días antes que los crisantemos, son formas más o menos enanas de los anteriores y suelen producir una cantidad mucho mayor de flores por cada tallo, formando verdaderas masas redondeadas de color. En este caso, las flores son bastante simples y de forma aplanada. Las plantas adultas normalmente no sobrepasan los 50 centímetros de altura, aunque comienzan a florecer con sólo 15 centímetros.

Las plantas de crisantemos pueden durar varios años si las ponemos en canteros soleados y protegidos de las heladas. Cuando las vaya a plantar, convendrá elegir sitios con buen drenaje para que el posible estancamiento de agua no favorezca la aparición de hongos en las plantas. Las enfermedades más comunes que los afectan son el mildew -con aspecto de manchas blanquecinas aterciopeladas- y la roya, que se presenta como ampollas marrón anaranjado en el revés de las hojas.

Para la latitud de Buenos Aires y cuando queramos conservar los crisantemos de un año para el otro, habrá que podarlos bien bajitos una vez que hayan terminado de florecer, a principios del invierno. De esta forma, volverán a brotar durante la primavera produciendo plantas vigorosas. Antes del verano convendrá volver a podarlos, para evitar la formación de tallos gruesos y poco elegantes. Con este tratamiento, se volverán a cubrir de flores al otoño siguiente y durante varios otoños más.

En las zonas donde las temperaturas invernales desciendan por debajo de -5°C convendrá darles algo de protección o renovarlos todos los años.

Se pueden cultivar los gajitos obtenidos de la poda de primavera. Se cortan gajos de 6-7 centímetros de largo, por debajo de la axila de una hoja, se dejan solamente dos pares de hojas, eliminando las inferiores y se introduce la base del gajo en hormonas de enraizamiento (de las que pueden comprarse en el vivero). Hecho esto, se plantan en macetitas individuales con una mezcla liviana y se riegan bien. Prenden con bastante facilidad y darán flores en el primer otoño. Para obtener plantas bien formadas hay que despuntarlas cuando alcancen los 15 centímetros de altura, de esta forma ramifican y forman matas.

Es una planta de floración otoñal. Encontramos una gran variedad, esparcida en tres tallos. Hay flores simples, dobles y compuestas. Algunas variedades requieren de tutores en el período de floración. Son de pleno sol y necesitan suelos sueltos y húmedos.

Flor elegida para la

45° Fiesta Nacional de Escobar

Capital Nacional de la Flor

Pcia. de Buenos Aires – Argentina

2008

Anuncios

CYCLAMEN, VIOLETA DE LOS ALPES

 

CYCLAMEN PERSICUM

Es una flor de una gran belleza, aunque es afectada por un gran número de plagas.

La flor estará perfecta si se aprecia que sus hojas y sus tallos están erguidos y sus flores tienen aspecto de frescura, con capullos bien formados con un nítido color entre las hojas. Las hojas bien formadas y con manchas atractivas más claras por el revés.

Si la planta presenta estas condiciones hay que tratar de mantenerla cuidando el riego y la temperatura.

FICHA

Familia: Primuláceas

Origen: Este de Europa y Asia Menor

Características: planta herbácea perenne, provista de rizoma globoso.

Hojas: carnosas, acorazonadas y finamente dentadas

Flores: inodoras, solitarias y de variados colores.

Época de floración: desde otoño a fines de primavera.

Destino: canteros en jardines, balcones e interior

Adaptación: buena, de fácil cultivo.

Suelo: suelto, fértil, con buen drenaje, compuesto por tierra negra, resaca de río, turba y arena.

Luminosidad: plena, evitando la luz solar del mediodía.

Resistencia al frío: buena, tolera las heladas

Humedad del ambiente: requiere atmósfera humedad.

Riego: cada 2-3 días, sin mojar el follaje.

Abono: 5-10 gramos de harina de hueso en el sustrato por cada planta.

Causas parasitarias: La pulverización preventiva con Carbonatos evita que las hojas sean afectadas por moho y podredumbre.

Propagación: por semilla sembrada en primavera o por bulbo del año anterior plantado en otoño.

Cuidados: Evitar la cercanía de fuentes de intenso calor. Efectuar cambio de maceta a medida que la planta desarrolla.

Para más información sobre esta maravillosa planta pueden visitar el trabajo de los hermanos Morel en Francia, una familia que desde el año 1920 se especializa en su cultivo.

VIOLAS, PENSAMIENTOS

Existe una flor que por su colorido y gran resistencia, es colocada a la entrada de muchas ciudades y pueblos en glorietas y pequeños canteros. Muchas veces, no podemos evitar mirar hacia estos lugares urbanos adornados con una alfombra de flores, rebosan de colorido y alegría. También se las combina con petunias y con begonias.

También se llama pensamiento, es una planta semiperenne muy apreciada porque resiste muy bien las frías temperaturas del invierno, requiere cuidados sencillos y su variedad de tonalidades la hacen favorita frente a otras especies que son menos resistentes a los climas adversos.

Es una flor de exterior que necesita iluminación, de la familia de las violáceas y su amplia variedad es fruto de la experimentación de una especie europea que podríamos denominar la “madre de los pensamientos”, esta especie se llama viola tricolor o pensamiento trinitaria.

Algunas características de esta flor son su altura, de entre 15 y 30 centímetros, aunque la media está entorno a los 20 centímetros. Su floración es en los meses otoñales pero continúa hasta bien entrada la primavera. Con la llegada de las temperaturas cálidas comienzan a marchitarse, su aspecto será decaído y mustio. Lo mejor es cortarles un poco el tallo y podremos volver a disfrutar de la alegría de sus tonalidades el invierno siguiente.

Cuidados y riesgos

Los pensamientos necesitan de suelos ricos en nutrientes para su buen crecimiento y floración. Hay que procurar que la tierra en la que crecen esté siempre húmeda pero también hay que prestar atención para que los suelos no se encharquen. Siempre debe darlas el sol, ya que necesitan de iluminación natural. La mejor época para la plantación es el otoño donde utilizaremos tierra nueva, sus nutrientes mejorarán nuestros pensamientos en unos dos meses. Pasado este tiempo, podemos regar con abono para plantas de flor siguiendo siempre las indicaciones del fabricante.

FICHA

Familia: Violáceas

Origen: Europa

Características: planta herbácea polianual, cultivada como anual, de 15 a 20 centímetros de altura. Se cultivan sus formas híbridas.

Hojas: inferiores reniformes, superiores aovadas de 3-5 centímetros de largo.

Flores: grandes, 5 a 8 centímetros de diámetros, uni o tricolores y aterciopeladas

Época de floración: fines de invierno y primavera.

Destino: bordura o macizo del jardín y para el balcón.

Adaptación: buena, de fácil cultivo y muy florífera.

Suelo: suelto y fértil; mezclas con resaca de río o mantillo.

Luminosidad: intensa o en lugares algo sombríos.

Resistencia al frío: susceptible a heladas muy intensas.

Humedad del ambiente: prefiere atmósfera algo húmeda.

Riego: cada 2-3 días, evitando anegar el suelo.

Abono: 200-300 gramos de harina de huesos por metro cuadrado en el momento de la plantación.

Causas parasitarias: podredumbre de las raíces; evitar el anegamiento del suelo.

Propagación: siembra en almácigo a fines de verano y principios de otoño.

Cuidados: plantarla distanciada a 15-20 centímetros a fines de invierno al aire libre.

LOS ARBUSTOS DEL OTOÑO

LOS COLORES DEL JARDIN

Normalmente, en otoño el jardín comienza a decaer. Las flores de estación, con los primeros descensos de temperatura, dejan de producir nuevas flores. Sin embargo, hay una gran variedad de especies de árboles, arbustos, vivaces y anuales que, precisamente en otoño, presentan su mejor momento estético. Lo que debemos hacer, entonces, es integrar estas especies a nuestro jardín para aprovechar sus características.

La importancia del diseño

Los jardines bien diseñados no deberían decaer nunca, ni siquiera en el invierno. Conociendo algunas características de las especies se pueden hacer combinaciones que sirvan para potenciar el efecto visual de cada una de ellas.

Por ejemplo, una Crataegus aportará en otoño e invierno el colorido rojo de sus frutos,

si está plantado cerca del follaje gris ceniza de un Teucrium fruticans, tendrá un efecto mucho mas notable.

Por otro lado, un grupo de Ceratostigma plumbaginoides con sus flores azul eléctrico

plantado cerca de un Euonymus con sus hojas que paulatinamente se van tornando rojizas, resultarán en una combinación que atraerá la atención hacia su jardín.

Galeria de fotos: Los arbustos del otoño

LA ESTRELLA FEDERAL

La estrella federal, nacida en Méjico, recibe el nombre latino de Euphorbia pulcherrima (“la más bella”). Llegó a Europa en 1834, cuando fue descubierta en América, donde se convirtió en una planta para especialistas, ya que cuando se pretendía cultivarla en la atmósfera seca de las casas perdía sus hojas inmediatamente. Esto fue así hasta fines de 1950, en que un investigador norteamericano logró una variedad de alta resistencia al ambiente seco y que soportaba temperaturas muy inferiores a las de la especie original. Además, sucesivos cambios lograron una planta que podía florecer con muy escaso desarrollo. Es lo que hoy llamamos “estrella federal enana”, que tiene una gran aceptación como planta para interior con flores, especialmente en abril, cuando llega la Pascua.

Esta época es la floración natural de Euphorbia pulcherrima, que florece cuando los días comienzan a acoertarse. Para producir flores necesita disponer de 14 horas de oscuridad durante casi dos meses. Esta característica hace que sea bastante difícil hacerla florecer en su época natural y en condiciones normales para latitudes como las de Buenos Aires. De ahí que los cultivadores lo logren mediante “cultivo forzado”, que consiste en tapar las plantas de estrella federal, una vez que han alcanzado la altura adecuada, con láminas de polietileno negro, para que dispongan de ese total de horas de oscuridad. Así les dan, artificialmente, las condiciones que necesitan para dar flor. Con este forzado, pueden hacerse florecer artificialmente en varias épocas del año. Por eso podemos encontrar estrellas federales en el vivero en invierno y en verano. Este requerimiento de oscuridad es la razón por la cual, en casa, casi nunca vuelve a florecer una estrella federal que trajimos del vivero. Pero nosotros podemos hacer lo mismo que los cultivadores.

Los cuidados necesarios

La Euphorbia pulcherrima es una planta arbustiva de hoja caduca. Pierde sus hojas antes de perder las flores; flores que en realidad no son muy vistosas ya que son pequeñitas, tubulares. Lo atractivo son las brácteas, que rodean las flores verdaderas. También hay variedades con brácteas blancas e, incluso rosadas.

Las plantas pueden conservarse sin problemas año tras año, se conocen algunos cuidados básicos. Una vez que haya comenzado a perder sus hojas verdes y se comiencen a debilitar las brácteas, se debe podar la planta. Se coloca en un área sombreada del patio o jardín y se mantiene casi seca.

Una vez pasada la mitad de la primavera, deberá cambiarse de maceta, a una un poquito más grande, utilizando para ello una mezcla de arena y turba, en partes iguales.

Entonces, riegue abundantemente y póngala en un sitio con muchísima luz (no con sol directo). Brotarán varios tallitos nuevos, de los que convendrá dejar sólo cuatro o cinco, los más fuertes.

Cuando llegue febrero, comience a taparla con polietileno negro todas las tardes cuando sean las 20 horas y hasta el día siguiente, a las 10 de la mañana. Así tendrá aseguradas sus catorce horas de noche. Haga esto durante ocho semanas (esta es la parte tediosa del cultivo) y logrará que desarrollen los brotes florales.

Una vez acontecido esto, vuélvala a su rincón luminoso y trate de que la temperatura no descienda por debajo de los 15°C.

Como últimos datos: las corrientes de aire frío o los cambios bruscos de temperatura harán que se caigan las hojas, al igual que un ambiente oscuro.

Si las hojas se marchitan, puede deberse tanto a un exceso de agua como a la falta de ella. Ud. sabrá cual de los dos es el problema. Si es un exceso, no la riegue por un tiempo y permita que se seque bien la superficie de la tierra antes de volver a regar.

Cuando las hojas se ponen amarillas y después marrones es porque el ambiente es demasiado seco para la Euphorbia. Si no dispone de un ambiente más húmedo donde ponerla a vivir, pulverice las hojas diariamente con agua clara y limpia.

ROSA DE CHINA, HIBISCO

Nombre científico o latino

Hibiscus rosa-sinensis

Nombre común o vulgar

Hibisco, Rosa de China, Pacífico, Cardenales, Flor del beso.

Familia

Malvaceae

Origen

China.

Dentro del género Hibiscus fundamentalmente hay dos, Rosa de China y Altea también llamada Rosa de Siria (Hibiscus syriacus), esta última es muy parecida a la primera, pero de hoja caduca.

– Arbusto perennifolio.

– Altura: hasta 5 m (menos, en maceta).

– Las hojas son alternas y ovaladas aunque pueden variar e incluso tener los bordes más o menos dentados, el color es verde oscuro y de aspecto brillante.

– Flores solitarias, axilares y en forma de embudo de color rojo, la mayoría de las veces, ya que existen variedades amarillas, rosas, anaranjadas e incluso con flores semidobles.

– En climas subtropicales y tropicales la floración es continua durante todo el año, en clima continentales es en verano.

– Es una especie muy cultivada por la belleza de sus flores de gran variedad de colores.

– Según la variedad las flores pueden ser sencillas o dobles.

– Cada año se incrementa el número de cultivares disponibles.

– Climas cálidos, sin heladas.

– Requiere un lugar soleado, cálido y protegido.

– Requieren suelo fértil, húmedo, bien drenado y rico en materia orgánica.

Luz

– Debe situarse en un lugar bien iluminado con algo de sol a primera hora de la mañana.

– En el jardín, es aconsejable ubicarlos contra algún muro protegido por un alero, pues se deben resguardar de los vientos fríos y las heladas, especialmente en sus primeros años de vida, cuando sus tallos todavía no se lignifican.

– Para aumentar su resistencia al frío, incorpore potasa al suelo al momento de plantar.

Humedad del aire

Humedad alta en interior. Pulverizar las hojas varias veces en la semana.

Riego

Somete a un descanso invernal con mes o mes y medio sin regar.

Abono

Un poco cada mes en verano.

Como planta de interior

– Sitúela en una zona con mucha iluminación y procure no moverla ni voltearla si no quiere perder sus flores y capullos.

– Pulverice agua sobre las hojas con cierta regularidad y riéguela con frecuencia durante el período de floración y de forma más moderada el resto del año.

– Pasada la primavera, trasládela a la terraza u otro lugar que le asegure sombra y no se olvide de abonarla una vez al mes, especialmente durante la etapa de crecimiento y floración. En verano sitúela al exterior-sombra. En invierno necesita estar en interior fresco, sin calefacción y con riego escaso.

– Cuando vuelva a brotar, efectúe una generosa poda, tras lo cual podrá llevarla a la terraza o al porche.

– Abonar en primavera.

– En maceta se puede emplear un fertilizante líquido para plantas de flor siguiendo las instrucciones que marque el fabricante.

– En ambientes secos vaporizar el follaje regularmente y cortar las flores marchitas.

– Cuando no se haya tenido que trasplantar, esperar a abonar a un mes después del trasplante.

Poda del Hibisco (Hibiscus rosa-sinensis).

Poda de Limpieza

– Elimina los siguientes elementos indeseables en invierno:

– Ramas muertas, secas, rotas o enfermas.

– Tocones secos (trozos de ramas que no tiene brotes y están secos).

– Rebrotes que hayan podido surgir desde la misma raíz (se les llaman sierpes).

– Rebrotes del pie del arbusto que sean débiles o mal situados y no nos interese que se desarrollen como rama del arbusto.

– Ramas cruzadas, mal orientadas o que enmarañan el arbusto.

– Ramas que sobresalen mucho del arbusto por su exceso de vigor (se le llaman chupones).

– Flores y frutos pasados: afean y consumen energías del arbusto.

– Si es necesario, corrige la asimetría para mejorar la apariencia, por ejemplo, si está la copa descompensada.

Poda de Floración.

– El Hibisco es una de las muchas plantas que florecen sobre ramas que han crecido ese mismo año. Es decir, una yema da un brote en primavera y varias semanas después, da flores ese brote.

– Por tanto, debemos buscar una gran cantidad de brotes nuevos cada año que significará una gran cantidad de flores.

Poda a finales de invierno (clima cálido) o principios de primavera (clima templado)

– Es una poda de cierta severidad. Eso sí, se debe mantener una estructura de ramas principales por donde brotará con fuerza. Se mantendrá así más pequeño y florecerá abundantemente sobre los brotes que eche ese año.

– Hay quién lo toca muy poco, se hace más grande y también florece, pero con menor abundancia. La poda fuerte producirá más flores.

Problemas del Hibisco

– ¿Tira flores y capullos?

Puede ser por moverlo de sitio, por frío o por estar en un ambiente demasiado seco.

– ¿Hojas amarillas?

Exceso de riego o carencia de nutrientes, por ejemplo, de Hierro.

Enfermedades

Manchas y moteados de las hojas.

– Son generalmente marrones y las causan distintos hongos (Alternaria tenuis, Cercospora, Colletotrichum y Phyllosticta). Recoger y quemar hojas. Aplicar fungicidas si las condiciones de calor y humedad son favorables.

Moho gris.

– El hongo Botrytis cinerea, en ambiente húmedo y en plantas con follaje muy espeso puede invadir las hojas y las flores. Conviene aclarar el follaje y aplicar fungicida antibotritis.

Roya.

– Hojas y brotes tiernos con pústulas características de Roya. Las pulverizaciones con cobre pueden detener su desarrollo.

Podredumbre de las raíces.

– En tierras húmedas y compactas puede producirse la podredumbre de las raíces por Rhizoctonia, Pythium, etc. Evita la humedad excesiva.

Plagas

– Pulgones, Cochinillas, Araña roja, Mosca blanca y Abeja aserradora de hojas.

Multiplicación del Hibisco (Hibiscus rosa-sinensis).

– Se pueden usar varios métodos para su propagación: por semillas, estacas, injerto de yema y de púa, división y acodo aéreo.

Estacas.

– No son difíciles de enraizar; las ramas terminales de madera parcialmente madura de la mayoría de las variedades, tomada a fines de primavera o a principios del verano, por lo general forman raíces en aproximadamente 6 semanas.

Estacas de hoja y yema.

Su enraice se deberá hacer en condiciones de humedad elevada, tal como en una cama de propagación cubierta con vidrio.

Injerto.

– Se usan como patrones, variedades de crecimiento robusto resistentes a las plagas del suelo y que se pueden iniciar fácilmente por estacas.

Algunas variedades dan mejores plantas cuando se injertan sobre estos patrones que cuando están sobre raíces propias y se propagan por estacas.

Tienen éxito el injerto inglés en primavera o el injerto de costado a fines de primavera o principios del verano.

– Las púas del crecimiento de la estación en curso, de alrededor del grueso de un lápiz, se injertan sobre estacas enraizadas de más o menos el mismo grueso, cubriendo la unión de injerto con parafina o cera para injertos.

– El Injerto de yema en T se practica en cualquier época del año siempre que la corteza se despegue, por ejemplo, en primavera.

Acodo aéreo.

– Este se practica durante la primavera o el verano, sobre todo con variedades que son difíciles de iniciar por estaca.

– Las raíces se forman generalmente en 6 a 8 semanas.

Galería de Fotos de Rosa de China

Mas Información en:

International Hibiscus Society

LA ALJABA Y SUS FLORES COLGANTES

Es una planta que alegra cualquier sector del jardín.

Se destaca por sus colores púrpura, rojo, rosa y blanco.

La aljaba es un pequeño arbusto que no supera los dos metros de altura. Muy decorativo, puede ser cultivado tanto en tierra como en macetones. Es una planta especial para dar color a sectores oscuros de los jardines. Se desarrolla a la sombra.

Tiene ramas delgadas y largas. Y hojas opuestas, dentadas, de tres a diez centímetros de largo. Las flores, que aparecen durante todo el verano, combinan los colores púrpura, rojo, rosado y blanco. Los frutos son bayas oscuras. Esta planta recibe el nombre de chilco en el idioma de los aborígenes de Chile. La palabra quiere decir rompiente de agua. La aljaba, precisamente, crece mejor a la orilla de ríos y torrentes, sobre todo donde las aguas levantan una nube de gotitas. Tiene otros nombres: fuchsia y pendientes de la reina, ya que sus flores son colgantes y de muy bonito aspecto.

Es una planta de ambientes frescos. Aunque no soporta las heladas intensas, debe acumular horas de frío para desarrollar bien sus flores. Crece en plenitud cuando las diferencia de temperatura entre el día y la noche se hace grande, como sucede en primavera y otoño. Para estar protegida, la aljaba precisa mucha humedad durante los meses calurosos.

Agua sin charcos

La aljaba necesita un sustrato con buen volumen de aire, para que las raíces puedan respirar. Como es una planta de desarrollo rápido, exige bastante agua. Pero, atención: es muy susceptible a las enfermedades de raíz (originadas por hongos) y entonces hay que evitar los encharcamientos por tiempo prolongado, especialmente en el verano.

La planta se propaga por esquejes de madera blanda, que deben ser colocados en turba y perlita, en partes iguales.

En ese instancia hay que mantener la humedad ambiente hasta que desarrolle raíces. Para lograrlo, se la puede cubrir con un polietileno o, también, con la bases de una botella de gaseosa recortada.

Cuando la planta está desarrollada, las hojas no ceben permanecer mucho tiempo mojadas porque pueden desarrollar hongos.

A la sombra

Es una planta que crece a la sombra. Algunas soportan un poco mejor que otras un ratito de sol suave, y llegan a habituarse. Esa exposición, incluso, favorece la floración. Ante la duda, es preferible evitar ese contacto directo. A finales del invierno se deben podar las ramas (alrededor de dos tercios de su longitud). En caso de que la planta haya sufrido daños por las heladas, hay que retirar todas las ramas secas. Y volverá a brotar sin inconvenientes.

La planta es muy propensa al ataque de cierto tipo de hongos. Algunos dañan la parte aérea como la botritis, típico moho gris de los ambientes húmedos y calurosos; o la cancrosis, que deforma las hojas. Los hongos de raíz son los más perjudiciales porque las pudran y, de esa manera, pueden matar a la planta. En todos los casos se pueden utilizar funguicidas preventivos.

En cuanto a las plagas, esta expuesta a la mosca blanca, las cochinillas, los pulgones, los trips y los ácaros. Hay que usar insecticidas. Si se produce el ataque de ácaros se debe aumentar la humedad en el ambiente.

Fertilizantes y usos

La planta admite muy bien los fertilizantes químicos, que deben dosificarse en cantidades pequeñas. Las dosis ideales están comprendidas entre la mitad y la cuarte parte de las recomendadas en los envases de fertilizantes para otras plantas. Con este criterio se evita la acumulación de sales de sustrato.

Diseño del espacio

La aljaba se cultiva perfectamente en una maceta o en una jardinera grande. Es ideal para decorar una terraza, un balcón o un patio. Siempre hay que tener en cuenta que no debe estar expuesta a vientos fuertes que sequen el ambiente, ni al sol directo. Prefiere la sombra para crecer.

En los jardines la aljaba se utiliza mucho dispuesta en macizos de arbustos, combinada con otras herbáceas perennes de sombra, como hortensias de invierno o helechos.

Fuente: Viva, Flores para la casa

Coordinación: Germán Roitman, titular de la cátedra de Jardinería de la Facultad de Agronomía de la UBA.

La aljaba presenta muchas variedades, aquí le ofrezco un link donde pueden ver algunas fotos.

Galería de fotos

http://carjim.webs.com/apps/photos/album?albumid=4859881