LA PLANTA, SUS PARTES Y FUNCIONES, LA HOJA: Hojas simples y hojas compuestas, Estructura de la hoja, Modificaciones y adaptaciones de las hojas, Plantas carnívoras, Filotaxis, Duración de las hojas.

Hojas simples y hojas compuestas

Si la hoja tiene un solo limbo, se llama simple (violeta); si el limbo está dividido en varios foliolos, se llama compuesta.

La hoja compuesta está formada por un pecíolo común, del cual nacen hojas pequeñas llamadas folíolos.

Algunas veces la hoja compuesta es tan grande que puede confundírsela con una rama, pero se distingue de ésta en que tiene una yema en la axila. La falta de yemas en las axilas de los folíolos indica que éstos sólo son partes de una hoja

Las hojas aéreas son generalmente verdes, aunque algunas veces este color está disimulado por algunos pigmentos rojos, marrones, etc., como en las begonias. En las hojas subterráneas como las de los bulbos, el color es blanco o amarillento.

Estrella Federal

Las piezas florales, que son hojas transformadas, presentan vivos colores, como en la Estrella Federal.

Estructura de la hoja

Hoja horizontal: laurel

El limbo es la parte de la hoja, que describimos.

Si cortamos una hoja veremos:

La epidermis: es la cara superior, brillante que forma la cutícula de la hoja.

La Parénquima clorofílico de empalizada: son células alargadas, en varias capas, formando un esquema como una pared.

La Parénquima esponjoso o lagunoso: son células irregulares con espacios entre ellas, las células de las Parénquimas están cargadas de clorofila y ambas forman lo que se llama mesófilo de la hoja.

La Epidermis de la cara inferior, es opaca y tiene estomas (orificios) abundantes.

Hay dos tipos de estomas:

  • Estomas aeríferos: son para la respiración.
  • Estomas acuíferos: son para la transpiración.

Hoja vertical: lirio

Las dos caras de la hoja, superior e inferior, están igualmente cubiertas de cutícula brillante y los estomas se reparten por igual en ambas caras.

En las hojas verticales falta el parénquima de empalizada, porque en ellas las células están dispuestas en forma irregular en toda su superficie.

El mesófilo está recorrido por las nervaduras, encargadas de transportar la savia y sostener los demás tejidos de la hoja.

De la clorofila depende el color verde de las hojas.

Modificaciones y adaptaciones de las hojas.

Las hojas se modifican y adaptan, según la función que desempeñen.

En algunas plantas, las hojas que se insertan cerca de la raíz y las que nacen en el resto del tallo y en la base de la flor, tienen diferente forme y parecen hojas de distintas plantas. Este fenómeno es común en las plantas acuáticas, cuyas hojas, unas sumergidas, otras flotantes y otras aéreas, tienen formas diferentes.

Las plantas carnívoras (drosera, dionea, nepentes, sarracenia), tienen hojas modificadas para poder atrapar y digerir insectos.

Plantas carnívoras en la naturaleza

Pero hay modificaciones que podemos observar en las plantas de todos nuestros jardines. Como:

Escamas: para proteger las yemas, actuan como órganos protectores y de reserva, y toman el nombre de catáfilas (cebolla)

Brácteas: hojas modificadas situadas en la base de las flores, son verdes o de otro color (dalia, margarita), o alrededor de las inflorescencias en forma de espata (calas).

Margarita
Alcaucil
Tilo
Santa Rita
Espata

Estípulas: hojitas que nacen a ambos lados de la base del pecíolo de color verde como en el rosal: A veces se convierten en espinas.

Estipulas

Zarcillos: son adaptaciones para el sostén, filamentos que se enrollan en espiral alrededor de un soporte como la arveja.

Espinas: son adaptaciones controla transpiración excesiva), leñosas y puntiagudas, cuyo desprendimiento desgarra parte del tallo.

Filodios: son pecíolos ensanchados en forma de limbo, como en la acacia.

Cotiledones: órganos de nutrición del embrión.

Piezas florales: ya que los órganos de la flor son hojas modificadas tomando los nombres de sépalos, pétalos, estambres y carpelos.

Filotaxis

Es la forma en que las hojas están insertas en el tallo.

Hay dos tipos de Filotasis:

  • Espiralada: cuando en cada nudo nace una sola hoja y uniendo las inserciones mediante una línea resulta una espiral.
  • Verticilada: si en cada nudo nacen dos, tres o más hojas.
Espiralada
Verticilada

Duración de las hojas

Existen plantas que pierden sus hojas todos los años, en el período llamado de reposo, el que no siempre concuerda con el invierno.

Otras plantas tienen hojas persistentes o perennes, que duran un año o más, y se renuevan a medida que caen; en este caso la planta aparece siempre cubierta de hojas.

La caída de las hojas es resultado del clima. Esta adaptación permite a la planta resistir mejor la sequedad o el frío excesivo.

Cuando llega el tiempo de reposo de la planta, en el pecíolo de la hoja se forma una capa de corcho, que impide el paso de la savia; la hoja muere y, por su peso o por el viento, se desprende de la planta.

Anuncios

LA PLANTA, SUS PARTES Y FUNCIONES – LA HOJA, Origen, Partes, Clasificacion

LA HOJA

Es el órgano aplanado mediante el cual la planta realiza las funciones de elaboración de sus alimentos, respiración y transpiración.

Las hojas son, generalmente, aéreas, planas y verdes.

Origen

Nacen en los nudos del tallo principal y de sus ramificaciones; se originan de una yema.

Partes

En la hoja se distinguen; limbo, pecíolo y vaina.

Limbo o lámina es la parte ensanchada de la hoja donde se cumplen las diferentes e importantes funciones antes citadas; presenta una cara ventral (superior) lisa y una cara dorsal con nervaduras que sobresalen.

El pecíolo es el cabillo o parte delgada, de forma acanalada, cilíndrica o aplanada que une el limbo con el tallo por medio de un ensanchamiento llamado vaina. Su función es la de acomodar el limbo a la luz solar y permitir la conducción de la savia por los haces de conducción que la recorren.

El pecíolo y la vaina pueden faltar en la hoja. Si carece de pecíolo, la hoja se llama sésil o sentada. A veces la vaina abraza al tallo y la hoja es envainadora (como en la achira).

Las nervaduras están formadas por haces de fibras que conducen la savia, estos son los haces de leño y liber que forman el esqueleto de la hoja y conducen la savia.

Si la hoja tiene una nervadura es uninervada (como en el pino); si tiene varias, es plurinervada (como en el poroto); si no se ramifican, es simplicinervada (como en el junquillo); si se ramifican, es retirnervada (como en la violeta), etc.

Clasificación

Al describir una hoja deben tenerse en cuenta todos los caracteres que presenta. Esto nos permite clasificarlas por: el borde del limbo, la forma del limbo, el pecíolo, la vaina, las nervaduras, etc.

Clasificación de las hojas:

Según el limbo:

Por el borde: entera, dentada, aserrada, festoneada, lobulada, hendida, partida.

Por la forma: circular, oval, elíptica, sagitada, astada, lanceolada, acicular, ensiforme, acintada.

Según el pecíolo: peciolada, sentada.

 

Según la vaina: envainadora.

 

Según la nervadura: uninervada o plurinervada.

 

LA PLANTA SUS PARTES Y FUNCIONES, EL TALLO – Funciones, Origen, Partes, Clasificación, Funciones del tallo.

EL TALLO

Es la parte de la planta que tiene como funciones servir de sostén a las hojas, flores y frutos y conducir la savia a través de sus vasos. Crece en sentido inverso al de la raíz. Es exclusivo de las plantas que tienen un tronco con tejidos diferenciados para cumplir diferentes funciones.

Origen

El tallo se origina de la gémula del embrión y su tamaño es variado según la planta.

Partes

El tallo principal consta de nudos, internodios y yemas.

Los nudos son abultamientos que de trecho en trecho se observan en el tallo. En ellos se insertan las hojas y las ramas.

Internodios

Son los espacios, más o menos largos, comprendidos entre dos nudos consecutivos. La longitud de los internodios disminuye a medida que se aproximan al ápice del tallo.

En algunos vegetales, el tallo no se ramifica, y en otros los hace en diversas formas, originando las ramas o tallos secundarios, que a su vez pueden ramificarse. Algunas veces las ramificaciones, se convierten en espinas. El tallo se une con la raíz a nivel de la zona de transición llamada cuello.

Yemas y ramificaciones

El origen de las ramas de un tallo son las yemas. Pequeños cuerpos ovoideos que se observan en las axilas de las hojas, o las yemas adventicias que pueden desarrollarse en cualquier lugar del tallo.

La ramificación del tallo puede ser lateral o terminal.

Lateral: el tallo tiene yemas laterales independientes de la yema terminal, que origina nuevas ramas laterales que siguen creciendo. Las ramas más viejas situadas en la parte inferior de la planta son más largas que las ramas más jóvenes situadas cerca de la cima. Dando a la planta un aspecto de copa.

Terminal: es la que permite el crecimiento vertical de la planta.

Los tallos que no tienen yemas laterales no originan ramificación lateral como en las palmeras.

Diferentes clases de tallos

Los tallos se clasifican según su consistencia, duración, medio en que viven, posición, etc.

Según su consistencia, pueden se leñosos, como en el paraíso, roble, olivo, rosal, semileñosos, como en la hortensia y el ombú (que no es un árbol sino una gigantesca hierba) o en la rosa de China; o herbáceos, como en el trigo, maíz, lechuga, pensamiento, etc.

Por su duración, los tallos se clasifican en anuales, propios de las plantas que viven un año: lino, cebada, dalia, etc.; bianuales, tallos de dos años, como en la remolacha, la col, etc., y perennes, propios de los árboles.

Por el medio en que viven, pueden ser aéreos, subterráneos y acuáticos.

Tallos aéreos

Los tallos aéreos se dividen a su vez, en tallo propiamente dicho, tronco, caña y estípite.

Tallo propiamente dicho: es el tallo de consistencia herbácea propio de las hierbas: lechuga, orégano, clavel.

Tronco: es el tallo leñoso, cilíndrico de los árboles y arbustos: espinillo, jacarandá, naranjo.

Caña: es el tallo herbáceo, leñosos o semileñosos, cilíndrico, formado por internodios y nudos muy pronunciados. De éstos nacen las hojas envainadoras. Pueden ser huecos, como en el trigo.

Estípite: es un tallo cilíndrico que termina en un penacho de hojas, y tiene una sola terminal muy grande como las palmeras.

Tallos subterráneos

Los tallos subterráneos se clasifican en rizomas, tubérculos y bulbos.

Confundidos a veces con raíces, debe hacerse notar que presentan yemas y, por lo tanto, son tallos.

Rizomas: horizontales, en su cara superior tienen yemas que originan órganos aéreos, y en la inferior raíces adventicias: lirio, achira. Almacenan sustancias de reserva.

Tubérculos: engrosados por las sustancias de reserva que almacenan; poseen yemas que originan nuevas plantas. La papa es un ejemplo típico.

Bulbos: compuestos de un tallo duro y ensanchado que produce varias yemas por la parte superior, y raíces adventicias por la inferior; el conjunto más o menos esférico está recubierto por hojas generalmente en escamas, blancas o amarillentas que se llaman hojas catáfilas, como el junquillo y la azucena.

Tallos acuáticos

Pertenecen a las plantas que viven en el agua, fijas, flotantes o sumergidas. En general son verdes y algunos presentan espacios esponjosos llenos de aire que facilitan la flotación, como el camalote y el irupé.

Posición de los tallos

Erguido: el tallo se eleva directamente del suelo.

Rastrero: el tallo se arrastra por el suelo, emite brotes, llamados estolones, que producen raíces adventicias que originan nuevas plantas como la frutilla.

Trepadores: son los tallos de las plantas que trepan por las paredes o troncos de árboles, gracias a recibe adventicias como la hiedra. La vid trepa por medio de sus zarcillos leñosos, que se enroscan en espiral. La enamorada del muro se fija por zarcillos adhesivos.

Funciones del tallo

Las funciones del tallo son: circulación de la savia, sostén de las hojas, flores y frutos,  conducir la savia a través de sus vasos y almacenamiento en algunos casos de reservas alimenticias.