MALVON PENSAMIENTO

Es una planta cultivada por su vistosa floración en jardines, maceteros, balcones luminosos y ventanas soleadas.

Características

Planta perenne, erguida, muy ramificada, con tallos semileñosos, alcanza de 0,5 a 1,5 metros de altura.

Hojas redondeadas en el borde superior y agudamente aserradas, miden de 5 a 10 centímetros.

Flores grandes de 4 a 6 centímetros de diámetro, con pétalos de color blanco puro hasta casi negro; los dos superiores con manchas oscuras.

La mayoría de las variedades poseen flores bicolores o tricolores.

Suelo

Prefiere suelos sueltos, fértiles y profundos, se adapta a los levemente arcillosos o compactos pero con buena fertilidad.

El terreno donde se ubica el malvón pensamiento no debe anegarse. La tierra mezclada con cantidades moderadas de resaca de río y arena mejora el drenaje y la fertilidad.

El sustrato para cultivarla en maceta se compone de seis partes de tierra negra, tres partes de resaca de río y una parte de arena o perlita.

Necesita contar con una profundidad mínima de 20 centímetros de suelo para el buen desarrollo de las raíces.

Plantación

Se plantan al aire libre desde mediados de octubre, distanciados a 35-40 centímetros, con sus respectivos panes de tierra.

Fertilización y riego

La floración mejora con el uso de 20-30 gramos de harina de hueso por planta o 300 gramos por metro cuadrado de cantero, incorporados al suelo en el momento de la plantación.

La aplicación posterior a fines de primavera de 3-5 gramos de fertilizante granulado por planta prolonga el período de floración.

Se riega cada 2-3 días evitando mojar el follaje y las flores.

Propagación

Se efectúa mediante esqueje en verano o comienzo de primavera.

Cuidados

Requiere mucha luminosidad durante 4 horas diarias como mínimo.

El acortamiento de los brotes con podas en primavera, estimula la brotación.

Conviene protegerla de la luz solar del mediodía para evitar quemaduras en las hojas tiernas.

Se renuevan las plantas cada 2 o 3 años.

Prefiere atmósfera con escasa humedad.

Solución de problemas

Hojas pequeñas y brotación primaveral débil: requiere cambio de maceta o sustrato.

Brotes alargados y débiles (escasa luminosidad): trasladarla a un lugar más luminoso.

Hojas amarillentas con manchas rojizas (exceso de luz solar): protegerla de la luz solar del mediodía.

Propagación del Malvón pensamiento

El esqueje se prepara con un brote terminal cortado con tres o cuatro pares de hojas.

Se corta el par inferior de hojas y se unta la base con hormona de enraizamiento.

Colocado en el sustrato húmedo compuesto por turba y perlita o turba y tierra en partes iguales las raíces desarrollan en tres semanas.

Anuncios

GERANIO

 

Los geranios son muy utilizados en el arreglo de los jardines.

Nombre científico: Pelargonium Peltatum.

Características

Es una planta con tallos débiles y alargados, con hojas carnosas de 4 a 8 centímetros de diámetro, tiene cinco lóbulos, de lámina brillante.

Sus flores son blancas, rosadas, rojas o púrpuras, pueden ser simples, dobles o semidobles. Crecen recostados en el suelo o apoyados en soportes y sus tallos cuelgan cuando no encuentran sostén.

El lugar apropiado

Crece y florece sin dificultades en lugares soleados del jardín, protegidos del viento o en interiores cerca de una ventana muy luminosa.

Es sensible a las heladas y requiere protección del frío en invierno.

Produce abundante floración desde la primavera hasta el otoño cuando se cultiva exponiéndola a 5-6 horas diarias de luz solar directa, con reparos durante las horas del mediodía.

Suelo

No requiere suelos profundos ni demasiados fértiles. El terreno o sustrato liviano, con buen drenaje, favorece su desarrollo y evita al mismo tiempo la putrefacción.

En los suelos arcillosos o demasiado compactos no alcanza a progresar adecuadamente.

La incorporación de resaca de río y arena en cantidades moderadas al preparar el terreno crea condiciones convenientes para su crecimiento.

Para el cultivo en maceta es conveniente preparar un sustrato compuesto por cuatro partes de resaca de río, cuatro partes de tierra negra y dos partes de arena.

Plantación del geranio

Se colocan distanciándolos entre sí a 25-30 centímetros. La plantación se realiza en primavera al comenzar la floración para evitar los daños que producen los fríos intensos y las heladas.

Se produce la brotación en primavera con una poda de acortamiento de sus tallos.

Riego

Debe ser moderado; en verano cada 2-3 días si el suelo se encuentra muy seco o cada 4-5 días en horas tempranas de la mañana y el atardecer.

En invierno, cada 10 días.

Multiplicación del geranio

Se multiplica fácilmente por esqueje en primavera y otoño.

Los esquejes se preparan de los brotes cortados con 3 o 4 pares de hojas.

Se quita el par inferior de hojas y unta la zona de enraizamiento con hormona.

Se insertan en el sustrato compuesto por turba y perlita en partes iguales. Mantenidos en un lugar cálido y luminoso forman raíces en tres semanas.

Las plantas logradas en otoño se mantienen protegidas del frío hasta la plantación en el cantero al llegar la primavera.

Problemas del geranio

Abundante follaje y escasa floración (suelo con exceso de nitrógeno), incorporar 20-30 gramos de harina de hueso por planta.

Hojas que caen (durante las bajas temperaturas invernales). Protegerla del frío trasladándola a un lugar más templado.

Si la brotación es escasa y tiene hojas muy pequeñas. Requiere cambio de maceta o renovación del sustrato.

Cuidados

El riego moderado, la incorporación de harina de hueso en el sustrato y la luminosidad intensa activan la floración.

Requiere protección del frío. Durante las noches con heladas la planta cultivada en exterior se cubre con papel de diarios para atenuar los daños.

A principios de primavera se efectúa una poda para inducir la brotación. Los tallos cortados se utilizan para la multiplicación por esqueje.

Se cultiva en interiores luminosos, cerca de ventanas, expuesto a la luz solar directa y alejada de calefactores.

Es conveniente renovar las plantas de las macetas cada 3-4 años cuando disminuye el desarrollo.

Cultivada en maceta conviene un cambio de recipiente y renovación del sustrato cada dos años siempre en primavera.

Es conveniente guiarla con soportes para que adquiera follaje abundante y sustentable, de formas atractivas, con abundante floración.

MALVONES

Al género Pelargonium pertenecen tres especies cultivadas en casi todo el mundo para la ornamentación de jardines, balcones y patios.

Son el Malvón, el Geranio y el Malvón Pensamiento.

El Malvón

Características

Reconocemos al Malvón por la mancha oscura en forma de herradura que tienen sus hojas. De flores blancas, rosadas y rojas, posee una floración contínua desde la primavera hasta fines del otoño.

La mayoría de las variedades cultivadas son de talla mediana, de 40 a 60 centímetros de altura; en algunos casos sin una poda adecuada, la planta supera el metro de altura.

Ubicación del malvón

Se cultiva sin dificultades en jardines soleados, balcones protegidos de los vientos fuertes y macetas en el exterior, donde reciba luz solar directa durante 4 a 5 horas diarias.

Sensible a las heladas, conviene protegerlos de los vientos fríos del sur y sudoeste en invierno.

Suelo que requiere

Crece favorablemente en diferentes tipos de suelo. Los mejores resultados se obtienen cultivados en un sustrato suelto con mediana fertilidad y buen drenaje.

En los suelos muy fértiles con alto contenido de nitrógeno forma abundante follaje pero la cantidad de flores disminuye.

Se adapta a suelos poco profundos pues sus raíces se desarrollan cerca de la superficie hasta 15 centímetros de profundidad.

Preparación del suelo

Los malvones se ubican en lugares altos del jardín o con leve pendiente donde no se produzca el anegamiento del terreno.

La tierra se remueve hasta 20 centímetros de profundidad con ayuda de una pala, una o dos semanas antes de la plantación. Para alivianar el terreno se agrega resaca de río y arena en cantidad moderada.

El potasio (K) contenido en las cenizas de vegetales produce un intenso colorido en las hojas y plantas de menor porte.

La harina de huesos incorporada al terreno antes de la plantación (300 gramos por metro cuadrado) mejora la floración de los malvones.

Plantación

La planta se separa de la maceta que la contiene cubriendo el sustrato que la contiene cubriendo el sustrato con la mano, sosteniendo con los dedos los tallos y dando un golpe suave en el borde para desprenderla.

Se colocan en el jardín cuando haya pasado el período de heladas distanciados a 30-35 centímetros.

Propagación

Las semillas adquiridas de buen origen se siembran en almácigo durante el otoño y la primavera.

El método más práctico de propagación de los malvones es por esquejes herbáceos realizados en primavera, verano y otoño.

Se colocan en maceta utilizando suelo, con 4 partes de tierra negra común, 3 partes de resaca de río, 2 partes de arena o perlita y 1 parte de harina de hueso, hasta el momento de la plantación en el jardín o balcón.

En este medio pueden permanecer sin dificultad con abundante floración hasta el otoño.

Las plantas logradas en otoño, se mantienen en macetas con escaso riego en un lugar luminoso y protegido de las heladas hasta primavera.

 

Riego

El primer riego después de la plantación se hace en forma pausada para afirmar correctamente la planta al terreno.

Los riegos sucesivos se realizan 2 veces por semana durante la época de floración. En invierno puede permanecer sin riego.

Fertilización

El agregado de harina de huesos para la preparación del cantero, no hace necesario recurrir al empleo de fertilizantes para mejorar la floración del malvón durante el primer año.

Las plantas que permanecen en el jardín durante varios años se fertilizan en la siguiente primavera con compuestos granulados. El fertilizante a base de Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K) en concentraciones de 15% aplicado en el suelo alrededor de las plantas, 20 gramos por metro cuadrado, cada dos meses a partir del inicio de la primavera permite mantener el crecimiento y floración durante varios meses.

Cuidados del Malvón

La plantación en los jardines se realiza pasado el peligro de heladas, a comienzos de la primavera.

El riego moderado, cada 3 o 4 días en primavera y verano evita la putrefacción de las raíces.

Los restos de las flores se cortan para favorecer las posteriores floraciones.

Durante el invierno se deben proteger de las heladas intensas. En primavera una poda vigorosa estimula la brotación y floración.

Conceptos prácticos

Los esquejes que se colocan en el sustrato después de 2-3 horas de su preparación enraizan con facilidad. También se aconseja como alternativa dejarlos en un recipiente con agua unos días para enraizar, de lo contrario se corre el riesgo de que se pudran las raíces o se generen raíces débiles.

Tienen mayor cantidad de flores si se plantan en lugares soleados y con buena circulación de aire.

Para aumentar la floración se pulveriza sobre el follaje una solución de ácido giberélico en primavera y se repite la aplicación en verano.

La práctica aconseja renovar los malvones cada 2–3 años.

El malvón en balcones

Los tallos carnosos son poco resistentes a los vientos fuertes; con reparo y buena luminosidad se cultiva sin inconvenientes en balcones elevados.

Los maceteros permiten el desarrollo de sus raíces contando con suelo o sustrato liviano y con buen drenaje.

Suelo conveniente y cultivo

Se renueva el suelo y agrega resaca de río hasta lograr un sustrato suelto. La incorporación de 20-30 gramos de harina de huesos por planta estimula la floración.

La plantación se efectúa a fines de setiembre y se eligen días frescos o nublados para evitar los daños producidos por el calor.

Riego y fertilización

Prosperan convenientemente con riego cada 3-4 días en primavera y verano. Durante otoño e invierno es suficiente regar una vez por semana.

Tres semanas después de la plantación se agregan 2 gramos de fertilizante granulado por planta para anticipar la floración. Con una segunda aplicación en enero se mantienen el ritmo de floración inicial.

Cuidados

Durante el período de floración no debe regarse en exceso. Las flores secas se cortan periódicamente.

El malvón perdura en el balcón por varios años. Es conveniente renovar las plantas cada dos años para lograr óptima floración.