LOS CRISANTEMOS, REYES DEL OTOÑO

Pertenecientes a la familia de las Compuestas (como el girasol y las margaritas), los crisantemos tienen infinitas formas cultivadas que vuelven bastante difícil su clasificación botánica. Probablemente, la mayoría de los híbridos provienen de la especie Chrysanthemun sinense, originaria especialmente de China y Japón, de color amarillo y con 2500 años de antiguedad y de sus cruzamientos conChrysanthemum morífolium, Chrysanthemum rubellum y Chrysanthemum koreanum.

Entre los utilizados para jardinería, hay básicamente dos tipos con floración otoñal, que llamamos comúnmente crisantemos y San Vicente.

Los crisantemos, los más grandes tanto en altura de la planta como en el diámetro de las flores. Producen varias flores en cada tallo (en realidad cada una de las que llamamos flores es una inflorescencia, que contiene, a veces, varios cientos de flores), que pueden ser aplanadas o mas o menos esféricas y que tienen variados colores, rojo, amarillo, naranja, rosado, lila y blanco.

Los San Vicente, que comienzan a florecer unos 20 días antes que los crisantemos, son formas más o menos enanas de los anteriores y suelen producir una cantidad mucho mayor de flores por cada tallo, formando verdaderas masas redondeadas de color. En este caso, las flores son bastante simples y de forma aplanada. Las plantas adultas normalmente no sobrepasan los 50 centímetros de altura, aunque comienzan a florecer con sólo 15 centímetros.

Las plantas de crisantemos pueden durar varios años si las ponemos en canteros soleados y protegidos de las heladas. Cuando las vaya a plantar, convendrá elegir sitios con buen drenaje para que el posible estancamiento de agua no favorezca la aparición de hongos en las plantas. Las enfermedades más comunes que los afectan son el mildew -con aspecto de manchas blanquecinas aterciopeladas- y la roya, que se presenta como ampollas marrón anaranjado en el revés de las hojas.

Para la latitud de Buenos Aires y cuando queramos conservar los crisantemos de un año para el otro, habrá que podarlos bien bajitos una vez que hayan terminado de florecer, a principios del invierno. De esta forma, volverán a brotar durante la primavera produciendo plantas vigorosas. Antes del verano convendrá volver a podarlos, para evitar la formación de tallos gruesos y poco elegantes. Con este tratamiento, se volverán a cubrir de flores al otoño siguiente y durante varios otoños más.

En las zonas donde las temperaturas invernales desciendan por debajo de -5°C convendrá darles algo de protección o renovarlos todos los años.

Se pueden cultivar los gajitos obtenidos de la poda de primavera. Se cortan gajos de 6-7 centímetros de largo, por debajo de la axila de una hoja, se dejan solamente dos pares de hojas, eliminando las inferiores y se introduce la base del gajo en hormonas de enraizamiento (de las que pueden comprarse en el vivero). Hecho esto, se plantan en macetitas individuales con una mezcla liviana y se riegan bien. Prenden con bastante facilidad y darán flores en el primer otoño. Para obtener plantas bien formadas hay que despuntarlas cuando alcancen los 15 centímetros de altura, de esta forma ramifican y forman matas.

Es una planta de floración otoñal. Encontramos una gran variedad, esparcida en tres tallos. Hay flores simples, dobles y compuestas. Algunas variedades requieren de tutores en el período de floración. Son de pleno sol y necesitan suelos sueltos y húmedos.

Flor elegida para la

45° Fiesta Nacional de Escobar

Capital Nacional de la Flor

Pcia. de Buenos Aires – Argentina

2008

Anuncios

CYCLAMEN, VIOLETA DE LOS ALPES

 

CYCLAMEN PERSICUM

Es una flor de una gran belleza, aunque es afectada por un gran número de plagas.

La flor estará perfecta si se aprecia que sus hojas y sus tallos están erguidos y sus flores tienen aspecto de frescura, con capullos bien formados con un nítido color entre las hojas. Las hojas bien formadas y con manchas atractivas más claras por el revés.

Si la planta presenta estas condiciones hay que tratar de mantenerla cuidando el riego y la temperatura.

FICHA

Familia: Primuláceas

Origen: Este de Europa y Asia Menor

Características: planta herbácea perenne, provista de rizoma globoso.

Hojas: carnosas, acorazonadas y finamente dentadas

Flores: inodoras, solitarias y de variados colores.

Época de floración: desde otoño a fines de primavera.

Destino: canteros en jardines, balcones e interior

Adaptación: buena, de fácil cultivo.

Suelo: suelto, fértil, con buen drenaje, compuesto por tierra negra, resaca de río, turba y arena.

Luminosidad: plena, evitando la luz solar del mediodía.

Resistencia al frío: buena, tolera las heladas

Humedad del ambiente: requiere atmósfera humedad.

Riego: cada 2-3 días, sin mojar el follaje.

Abono: 5-10 gramos de harina de hueso en el sustrato por cada planta.

Causas parasitarias: La pulverización preventiva con Carbonatos evita que las hojas sean afectadas por moho y podredumbre.

Propagación: por semilla sembrada en primavera o por bulbo del año anterior plantado en otoño.

Cuidados: Evitar la cercanía de fuentes de intenso calor. Efectuar cambio de maceta a medida que la planta desarrolla.

Para más información sobre esta maravillosa planta pueden visitar el trabajo de los hermanos Morel en Francia, una familia que desde el año 1920 se especializa en su cultivo.

VIOLAS, PENSAMIENTOS

Existe una flor que por su colorido y gran resistencia, es colocada a la entrada de muchas ciudades y pueblos en glorietas y pequeños canteros. Muchas veces, no podemos evitar mirar hacia estos lugares urbanos adornados con una alfombra de flores, rebosan de colorido y alegría. También se las combina con petunias y con begonias.

También se llama pensamiento, es una planta semiperenne muy apreciada porque resiste muy bien las frías temperaturas del invierno, requiere cuidados sencillos y su variedad de tonalidades la hacen favorita frente a otras especies que son menos resistentes a los climas adversos.

Es una flor de exterior que necesita iluminación, de la familia de las violáceas y su amplia variedad es fruto de la experimentación de una especie europea que podríamos denominar la “madre de los pensamientos”, esta especie se llama viola tricolor o pensamiento trinitaria.

Algunas características de esta flor son su altura, de entre 15 y 30 centímetros, aunque la media está entorno a los 20 centímetros. Su floración es en los meses otoñales pero continúa hasta bien entrada la primavera. Con la llegada de las temperaturas cálidas comienzan a marchitarse, su aspecto será decaído y mustio. Lo mejor es cortarles un poco el tallo y podremos volver a disfrutar de la alegría de sus tonalidades el invierno siguiente.

Cuidados y riesgos

Los pensamientos necesitan de suelos ricos en nutrientes para su buen crecimiento y floración. Hay que procurar que la tierra en la que crecen esté siempre húmeda pero también hay que prestar atención para que los suelos no se encharquen. Siempre debe darlas el sol, ya que necesitan de iluminación natural. La mejor época para la plantación es el otoño donde utilizaremos tierra nueva, sus nutrientes mejorarán nuestros pensamientos en unos dos meses. Pasado este tiempo, podemos regar con abono para plantas de flor siguiendo siempre las indicaciones del fabricante.

FICHA

Familia: Violáceas

Origen: Europa

Características: planta herbácea polianual, cultivada como anual, de 15 a 20 centímetros de altura. Se cultivan sus formas híbridas.

Hojas: inferiores reniformes, superiores aovadas de 3-5 centímetros de largo.

Flores: grandes, 5 a 8 centímetros de diámetros, uni o tricolores y aterciopeladas

Época de floración: fines de invierno y primavera.

Destino: bordura o macizo del jardín y para el balcón.

Adaptación: buena, de fácil cultivo y muy florífera.

Suelo: suelto y fértil; mezclas con resaca de río o mantillo.

Luminosidad: intensa o en lugares algo sombríos.

Resistencia al frío: susceptible a heladas muy intensas.

Humedad del ambiente: prefiere atmósfera algo húmeda.

Riego: cada 2-3 días, evitando anegar el suelo.

Abono: 200-300 gramos de harina de huesos por metro cuadrado en el momento de la plantación.

Causas parasitarias: podredumbre de las raíces; evitar el anegamiento del suelo.

Propagación: siembra en almácigo a fines de verano y principios de otoño.

Cuidados: plantarla distanciada a 15-20 centímetros a fines de invierno al aire libre.

DISEÑO DE UN JARDIN

Aspectos claves para hacer el diseño de un jardín

Cuando se realiza el diseño de un jardín es fundamental la planificación.

Es necesario tener las siguientes consideraciones.

  1. Clima
  2. Microclimas
  3. Suelo
  4. Orografía del terreno
  5. Agua de riego
  6. ¿Qué usos tendrá el jardín?
  7. Zonas de estar
  8. Lista de plantas a incluir

1. Clima

Conocer el clima general de tu región te servirá para elegir las especies más adecuadas.

Todos sabemos que hay especies que se dan mejor en unas regiones que en otras.

El hecho de ver prosperar las diferentes especies vegetales en los alrededores o en viveros cercanos, es un buen indicativo para saber si ahí se pueden cultivar con garantías o no.

Los 3 parámetros del clima más importantes son:

  • Temperaturas
  • Lluvia
  • Viento

Hay especies que no aguantan el frío, por tanto, no deben plantarse en climas fríos.

Hay variedades de árboles frutales que necesitan pasar inviernos fríos para fructificar adecuadamente. Por tanto, en climas cálidos donde no dispondrán de este frío, estas variedades estarían totalmente desaconsejadas.

En climas secos, planta principalmente especies resistentes a la sequía.

En climas lluviosos, planta resistentes al exceso de agua.

En regiones con vientos fuertes, secos, fríos o cargados de sal de la costa, condiciona la elección de las plantas. Es decir, que si la zona es ventosa no tendrá sentido plantar especies delicadas porque morirían; tendrias que seleccionar otras más rústicas.

2. Microclimas

Aparte del clima general de la región, dentro cada jardín o parcela existen lugares con condiciones ambientales particulares, son los microclimas. Ejemplos:

  • Junto a un muro: ahí hay más humedad, sombra parcial o total, está protegido de los vientos fríos.
  • Debajo de un árbol: sombra, protección, recibe menos agua de lluvia.
  • Rincones húmedos.
  • Una zona protegida o expuesta al viento, también constituye un microclima.

Un tema importante en cuanto al clima y a los microclimas es estudiar:

  • Las zonas de sol
  • Las zonas de sombra

La orientación norte, sur, este y oeste, indica las caras más o menos soleadas.

Los árboles, edificios, setos, etc. proyectan sombra.

El estudio de la luz y la sombra servirá para ubicar “plantas de sombra” en las zonas sombrías, y las especies que requieran mucho sol, por ejemplo, la mayoría de las flores, en zonas a pleno sol.

3. Suelo

El tipo de suelo también influye en la selección de especies vegetales.

El aficionado no suele prestar mucha atención a cómo es el suelo de la parcela, y planta de todo, en todo tipo de suelos sin más consideración. Ésta es una causa de no pocos fracasos en la plantación o decaimiento lento posterior.

Estudiando las siguientes 8 características conocerás perfectamente cómo es tu suelo:

Textura

Suelo arcilloso, suelo arenoso, suelo franco, etc. Hay plantas que gustan de suelos más pesados (arcillosos) y otras más ligeros (arenosos).

Profundidad

Suelo profundo o con poco espesor de tierra a disposición de las raíces. Un árbol necesita un suelo más profundo que una planta de temporada. A veces hay una roca muy superficial o una capa compactada en el subsuelo.

Drenaje

Si el drenaje es malo habrá que tomar medidas, incluso llegar a instalar una red de tubos de drenaje.

PH:

Suelo ácido (ph<6,5), neutro (pH=6,5-7) o alcalino (pH>7). Ejemplo: las plantas acidófilas (Hortensia, Azalea, Rododendro, Camelia, Gardenia, Brezo, etc.) no deben plantarse en suelos con pH alcalino porque amarillearían.

Contenido en caliza

Si es un suelo calizo, poco calizo o fuertemente calizo. Parámetro muy relacionado con el pH.

Riqueza en humus

Suelo pobre, medio o rico en materia orgánica. Si es pobre, habría que aportar materia orgánica más fuertemente que si fuera rico.

Riqueza en nutrientes

Lo mismo, si el suelo es pobre en Fósforo, Potasio, Magnesio, etc., se debe abonar más para corregirlo.

Salinidad

Algunas veces hay suelos salinos. No son frecuentes, pero si es el caso, obligará a tomar una serie de medidas para poder cultivar plantas en él. 

4. Orografía del terreno

La orografía natural del terreno orienta sobre cómo distribuir los elementos. Por ejemplo, si hay una zona elevada, puede servir para situar una terraza-mirador, si hay una explanada, para zona de estar o jugar, una hondonada quizás para un estanque, etc.

La observación del relieve nos dará mucha idea sobre el diseño más conveniente.

Si hay pendientes muy fuertes, se puede:

  • Hacer taludes.
  • Muros de contención a modo de terrazas.
  • Construir plataformas semicirculares con un borde de piedras.

Analizar la orografía es necesario para los movimientos de tierra a hacer, de mayor o menor envergadura. Uno fundamental es darle al terreno las pendientes adecuadas para conducir el agua de escorrentía de la lluvia hacia donde nos interese, porque una pendiente hacia la casa la inundaría en épocas lluviosas.

Es bastante corriente tener que comprar tierra vegetal para rellenar zonas del jardín donde falte. Se compra en camiones, por metros cúbicos.

5. Agua de riego

Disponibilidad

¿Dispones de agua suficiente para regar? ¿Qué caudal hay a lo largo del año?

Si no hay bastante agua, deberás diseñar un jardín que necesite poco riego.

El caudal de que dispones es fácil de determinar. Se cronometra cuántos segundos tarda en llenarse, por ejemplo, un cubo de 10 litros, y con una regla de tres se sacan los litros por segundo (l/seg) o los metros cúbicos por hora (m3/h). Ese será el caudal. Otro dato interesante es la presión del agua; se mide con un manómetro.

Calidad del agua de riego

Lo mejor es mandar una muestra a analizar en laboratorio de aguas, especialmente necesario si el agua proviene de un pozo. Dos situaciones:

* Agua salina: en aguas de pozo a veces se da. En este caso, descártala para regar o, si no es tan salitrosa, escoge plantas resistentes o tolerantes a la sal del agua, como Cactus, Crasas, Yucas, Palmeras, Higuera, Olivo. Utiliza grandes dosis para lavar sal, haz drenajes, etc.

* Agua caliza: no es adecuada para plantas como Azalea, Hortensia, Rododendro, Camelia, Gardenia, Brezo, etc. Además los emisores de riego por goteo se atascan con la cal.

6. ¿Qué usos tendrá el jardín?

Las funciones que queramos darle al jardín influirán en su diseño final.

  • ¿En él habrá reuniones familiares o fiestas?
  • ¿Queremos crear un espacio suntuoso, con diseño artístico, original?
  • ¿Se busca un jardín más productivo, con un muchos árboles frutales, huerto y hierbas aromáticas?
  • ¿Interesa sobre todo la funcionalidad, sin recargarlo?
  • ¿Se pretende un jardín para la relajación, el descanso, la contemplación?
  • ¿Mucho espacio para que jueguen los niños y para actividades deportivas?
  • ¿Predominio de plantas con gran variedad botánica?

7. Zonas de estar

En todo diseño de jardín se contempla crear zonas de estancia, ya sean al sol o a la sombra. Algunas sugerencias en cuanto a zonas de estar serían:

  • Una zona para tomar el sol junto a la piscina (solarium).
  • Zona de estar en el césped, formada por unos bancos, una mesa y sombrilla.
  • Zona íntima y protegida, sin colores fuertes, para leer, meditar, descansar, relajarse. La parte trasera de la casa puede ser un lugar más íntimo. Al sol o a la sombra.
  • Zona de estar junto a un estanque, fuente, cascada o curso de agua.
  • Zona de estar bajo pérgola, túnel o arcos.
  • Zona de estar en una rosaleda, junto a rocas, parterres, topiaria, flores.
  • Zona para contemplar el jardín.
  • Zona para contemplar el exterior (mirador): paisaje, el mar, la calle, otros jardines.
  • Zona de estar en un ensanchamiento del camino, en un paseo.
  • Porche
  • Zona para comer.
  • Zona de recepción para recibir invitados.

8. Lista de plantas a incluir

  • Confecciona un listado de aquellas plantas que te gustaría incluir en el jardín.
  • Ten en cuenta el clima, los microclimas, el suelo y el agua de riego a la hora de la elección. Como hemos visto, son factores que limitarán o desaconsejarán ciertas especies.
  • Si hay niños pequeños, cuidado porque hay plantas que son tóxicas si se cosumen, por lo que es mejor prescindir de ellas: Potos, Hiedra, Acebo, Adelfa, Lantana, Tejo , Vinca, Glicina, Belladona, Ricino, etc. Asimismo, evita las plantas con espinas y pinchos tipo zarzamora, rosal, cactus, yucas, si hay niños cerca. 
  • Observa las plantas que se cultivan en tu zona con éxito.
  • ¿Tienes preferencias en cuanto a colores? Por ejemplo: jardín con muchas flores blancas; colores rojizos o dorados en otoño. 
  • ¿En qué épocas del año se va a disfrutar el jardín? Generalmente es todo el año, pero si es un jardín para visitar los fines de semana o en vacaciones de verano, Navidad o Semana Santa, procura que haya especies que florezcan en esas épocas. 
  • Si te gusta el Arte Topiario, hay especies aptas para topiaria.
  • Con personas alérgicas prescinde de árboles como Olivos, Cedros, Alamos, Ciprés, Encinas, Platanos, Pinos, Sauces.