LA ALJABA Y SUS FLORES COLGANTES

Es una planta que alegra cualquier sector del jardín.

Se destaca por sus colores púrpura, rojo, rosa y blanco.

La aljaba es un pequeño arbusto que no supera los dos metros de altura. Muy decorativo, puede ser cultivado tanto en tierra como en macetones. Es una planta especial para dar color a sectores oscuros de los jardines. Se desarrolla a la sombra.

Tiene ramas delgadas y largas. Y hojas opuestas, dentadas, de tres a diez centímetros de largo. Las flores, que aparecen durante todo el verano, combinan los colores púrpura, rojo, rosado y blanco. Los frutos son bayas oscuras. Esta planta recibe el nombre de chilco en el idioma de los aborígenes de Chile. La palabra quiere decir rompiente de agua. La aljaba, precisamente, crece mejor a la orilla de ríos y torrentes, sobre todo donde las aguas levantan una nube de gotitas. Tiene otros nombres: fuchsia y pendientes de la reina, ya que sus flores son colgantes y de muy bonito aspecto.

Es una planta de ambientes frescos. Aunque no soporta las heladas intensas, debe acumular horas de frío para desarrollar bien sus flores. Crece en plenitud cuando las diferencia de temperatura entre el día y la noche se hace grande, como sucede en primavera y otoño. Para estar protegida, la aljaba precisa mucha humedad durante los meses calurosos.

Agua sin charcos

La aljaba necesita un sustrato con buen volumen de aire, para que las raíces puedan respirar. Como es una planta de desarrollo rápido, exige bastante agua. Pero, atención: es muy susceptible a las enfermedades de raíz (originadas por hongos) y entonces hay que evitar los encharcamientos por tiempo prolongado, especialmente en el verano.

La planta se propaga por esquejes de madera blanda, que deben ser colocados en turba y perlita, en partes iguales.

En ese instancia hay que mantener la humedad ambiente hasta que desarrolle raíces. Para lograrlo, se la puede cubrir con un polietileno o, también, con la bases de una botella de gaseosa recortada.

Cuando la planta está desarrollada, las hojas no ceben permanecer mucho tiempo mojadas porque pueden desarrollar hongos.

A la sombra

Es una planta que crece a la sombra. Algunas soportan un poco mejor que otras un ratito de sol suave, y llegan a habituarse. Esa exposición, incluso, favorece la floración. Ante la duda, es preferible evitar ese contacto directo. A finales del invierno se deben podar las ramas (alrededor de dos tercios de su longitud). En caso de que la planta haya sufrido daños por las heladas, hay que retirar todas las ramas secas. Y volverá a brotar sin inconvenientes.

La planta es muy propensa al ataque de cierto tipo de hongos. Algunos dañan la parte aérea como la botritis, típico moho gris de los ambientes húmedos y calurosos; o la cancrosis, que deforma las hojas. Los hongos de raíz son los más perjudiciales porque las pudran y, de esa manera, pueden matar a la planta. En todos los casos se pueden utilizar funguicidas preventivos.

En cuanto a las plagas, esta expuesta a la mosca blanca, las cochinillas, los pulgones, los trips y los ácaros. Hay que usar insecticidas. Si se produce el ataque de ácaros se debe aumentar la humedad en el ambiente.

Fertilizantes y usos

La planta admite muy bien los fertilizantes químicos, que deben dosificarse en cantidades pequeñas. Las dosis ideales están comprendidas entre la mitad y la cuarte parte de las recomendadas en los envases de fertilizantes para otras plantas. Con este criterio se evita la acumulación de sales de sustrato.

Diseño del espacio

La aljaba se cultiva perfectamente en una maceta o en una jardinera grande. Es ideal para decorar una terraza, un balcón o un patio. Siempre hay que tener en cuenta que no debe estar expuesta a vientos fuertes que sequen el ambiente, ni al sol directo. Prefiere la sombra para crecer.

En los jardines la aljaba se utiliza mucho dispuesta en macizos de arbustos, combinada con otras herbáceas perennes de sombra, como hortensias de invierno o helechos.

Fuente: Viva, Flores para la casa

Coordinación: Germán Roitman, titular de la cátedra de Jardinería de la Facultad de Agronomía de la UBA.

La aljaba presenta muchas variedades, aquí le ofrezco un link donde pueden ver algunas fotos.

Galería de fotos

http://carjim.webs.com/apps/photos/album?albumid=4859881


Anuncios

DISEÑO DE UN JARDIN

Aspectos claves para hacer el diseño de un jardín

Cuando se realiza el diseño de un jardín es fundamental la planificación.

Es necesario tener las siguientes consideraciones.

  1. Clima
  2. Microclimas
  3. Suelo
  4. Orografía del terreno
  5. Agua de riego
  6. ¿Qué usos tendrá el jardín?
  7. Zonas de estar
  8. Lista de plantas a incluir

1. Clima

Conocer el clima general de tu región te servirá para elegir las especies más adecuadas.

Todos sabemos que hay especies que se dan mejor en unas regiones que en otras.

El hecho de ver prosperar las diferentes especies vegetales en los alrededores o en viveros cercanos, es un buen indicativo para saber si ahí se pueden cultivar con garantías o no.

Los 3 parámetros del clima más importantes son:

  • Temperaturas
  • Lluvia
  • Viento

Hay especies que no aguantan el frío, por tanto, no deben plantarse en climas fríos.

Hay variedades de árboles frutales que necesitan pasar inviernos fríos para fructificar adecuadamente. Por tanto, en climas cálidos donde no dispondrán de este frío, estas variedades estarían totalmente desaconsejadas.

En climas secos, planta principalmente especies resistentes a la sequía.

En climas lluviosos, planta resistentes al exceso de agua.

En regiones con vientos fuertes, secos, fríos o cargados de sal de la costa, condiciona la elección de las plantas. Es decir, que si la zona es ventosa no tendrá sentido plantar especies delicadas porque morirían; tendrias que seleccionar otras más rústicas.

2. Microclimas

Aparte del clima general de la región, dentro cada jardín o parcela existen lugares con condiciones ambientales particulares, son los microclimas. Ejemplos:

  • Junto a un muro: ahí hay más humedad, sombra parcial o total, está protegido de los vientos fríos.
  • Debajo de un árbol: sombra, protección, recibe menos agua de lluvia.
  • Rincones húmedos.
  • Una zona protegida o expuesta al viento, también constituye un microclima.

Un tema importante en cuanto al clima y a los microclimas es estudiar:

  • Las zonas de sol
  • Las zonas de sombra

La orientación norte, sur, este y oeste, indica las caras más o menos soleadas.

Los árboles, edificios, setos, etc. proyectan sombra.

El estudio de la luz y la sombra servirá para ubicar “plantas de sombra” en las zonas sombrías, y las especies que requieran mucho sol, por ejemplo, la mayoría de las flores, en zonas a pleno sol.

3. Suelo

El tipo de suelo también influye en la selección de especies vegetales.

El aficionado no suele prestar mucha atención a cómo es el suelo de la parcela, y planta de todo, en todo tipo de suelos sin más consideración. Ésta es una causa de no pocos fracasos en la plantación o decaimiento lento posterior.

Estudiando las siguientes 8 características conocerás perfectamente cómo es tu suelo:

Textura

Suelo arcilloso, suelo arenoso, suelo franco, etc. Hay plantas que gustan de suelos más pesados (arcillosos) y otras más ligeros (arenosos).

Profundidad

Suelo profundo o con poco espesor de tierra a disposición de las raíces. Un árbol necesita un suelo más profundo que una planta de temporada. A veces hay una roca muy superficial o una capa compactada en el subsuelo.

Drenaje

Si el drenaje es malo habrá que tomar medidas, incluso llegar a instalar una red de tubos de drenaje.

PH:

Suelo ácido (ph<6,5), neutro (pH=6,5-7) o alcalino (pH>7). Ejemplo: las plantas acidófilas (Hortensia, Azalea, Rododendro, Camelia, Gardenia, Brezo, etc.) no deben plantarse en suelos con pH alcalino porque amarillearían.

Contenido en caliza

Si es un suelo calizo, poco calizo o fuertemente calizo. Parámetro muy relacionado con el pH.

Riqueza en humus

Suelo pobre, medio o rico en materia orgánica. Si es pobre, habría que aportar materia orgánica más fuertemente que si fuera rico.

Riqueza en nutrientes

Lo mismo, si el suelo es pobre en Fósforo, Potasio, Magnesio, etc., se debe abonar más para corregirlo.

Salinidad

Algunas veces hay suelos salinos. No son frecuentes, pero si es el caso, obligará a tomar una serie de medidas para poder cultivar plantas en él. 

4. Orografía del terreno

La orografía natural del terreno orienta sobre cómo distribuir los elementos. Por ejemplo, si hay una zona elevada, puede servir para situar una terraza-mirador, si hay una explanada, para zona de estar o jugar, una hondonada quizás para un estanque, etc.

La observación del relieve nos dará mucha idea sobre el diseño más conveniente.

Si hay pendientes muy fuertes, se puede:

  • Hacer taludes.
  • Muros de contención a modo de terrazas.
  • Construir plataformas semicirculares con un borde de piedras.

Analizar la orografía es necesario para los movimientos de tierra a hacer, de mayor o menor envergadura. Uno fundamental es darle al terreno las pendientes adecuadas para conducir el agua de escorrentía de la lluvia hacia donde nos interese, porque una pendiente hacia la casa la inundaría en épocas lluviosas.

Es bastante corriente tener que comprar tierra vegetal para rellenar zonas del jardín donde falte. Se compra en camiones, por metros cúbicos.

5. Agua de riego

Disponibilidad

¿Dispones de agua suficiente para regar? ¿Qué caudal hay a lo largo del año?

Si no hay bastante agua, deberás diseñar un jardín que necesite poco riego.

El caudal de que dispones es fácil de determinar. Se cronometra cuántos segundos tarda en llenarse, por ejemplo, un cubo de 10 litros, y con una regla de tres se sacan los litros por segundo (l/seg) o los metros cúbicos por hora (m3/h). Ese será el caudal. Otro dato interesante es la presión del agua; se mide con un manómetro.

Calidad del agua de riego

Lo mejor es mandar una muestra a analizar en laboratorio de aguas, especialmente necesario si el agua proviene de un pozo. Dos situaciones:

* Agua salina: en aguas de pozo a veces se da. En este caso, descártala para regar o, si no es tan salitrosa, escoge plantas resistentes o tolerantes a la sal del agua, como Cactus, Crasas, Yucas, Palmeras, Higuera, Olivo. Utiliza grandes dosis para lavar sal, haz drenajes, etc.

* Agua caliza: no es adecuada para plantas como Azalea, Hortensia, Rododendro, Camelia, Gardenia, Brezo, etc. Además los emisores de riego por goteo se atascan con la cal.

6. ¿Qué usos tendrá el jardín?

Las funciones que queramos darle al jardín influirán en su diseño final.

  • ¿En él habrá reuniones familiares o fiestas?
  • ¿Queremos crear un espacio suntuoso, con diseño artístico, original?
  • ¿Se busca un jardín más productivo, con un muchos árboles frutales, huerto y hierbas aromáticas?
  • ¿Interesa sobre todo la funcionalidad, sin recargarlo?
  • ¿Se pretende un jardín para la relajación, el descanso, la contemplación?
  • ¿Mucho espacio para que jueguen los niños y para actividades deportivas?
  • ¿Predominio de plantas con gran variedad botánica?

7. Zonas de estar

En todo diseño de jardín se contempla crear zonas de estancia, ya sean al sol o a la sombra. Algunas sugerencias en cuanto a zonas de estar serían:

  • Una zona para tomar el sol junto a la piscina (solarium).
  • Zona de estar en el césped, formada por unos bancos, una mesa y sombrilla.
  • Zona íntima y protegida, sin colores fuertes, para leer, meditar, descansar, relajarse. La parte trasera de la casa puede ser un lugar más íntimo. Al sol o a la sombra.
  • Zona de estar junto a un estanque, fuente, cascada o curso de agua.
  • Zona de estar bajo pérgola, túnel o arcos.
  • Zona de estar en una rosaleda, junto a rocas, parterres, topiaria, flores.
  • Zona para contemplar el jardín.
  • Zona para contemplar el exterior (mirador): paisaje, el mar, la calle, otros jardines.
  • Zona de estar en un ensanchamiento del camino, en un paseo.
  • Porche
  • Zona para comer.
  • Zona de recepción para recibir invitados.

8. Lista de plantas a incluir

  • Confecciona un listado de aquellas plantas que te gustaría incluir en el jardín.
  • Ten en cuenta el clima, los microclimas, el suelo y el agua de riego a la hora de la elección. Como hemos visto, son factores que limitarán o desaconsejarán ciertas especies.
  • Si hay niños pequeños, cuidado porque hay plantas que son tóxicas si se cosumen, por lo que es mejor prescindir de ellas: Potos, Hiedra, Acebo, Adelfa, Lantana, Tejo , Vinca, Glicina, Belladona, Ricino, etc. Asimismo, evita las plantas con espinas y pinchos tipo zarzamora, rosal, cactus, yucas, si hay niños cerca. 
  • Observa las plantas que se cultivan en tu zona con éxito.
  • ¿Tienes preferencias en cuanto a colores? Por ejemplo: jardín con muchas flores blancas; colores rojizos o dorados en otoño. 
  • ¿En qué épocas del año se va a disfrutar el jardín? Generalmente es todo el año, pero si es un jardín para visitar los fines de semana o en vacaciones de verano, Navidad o Semana Santa, procura que haya especies que florezcan en esas épocas. 
  • Si te gusta el Arte Topiario, hay especies aptas para topiaria.
  • Con personas alérgicas prescinde de árboles como Olivos, Cedros, Alamos, Ciprés, Encinas, Platanos, Pinos, Sauces.

EN MEMORIA

Rosa

Hay una mujer que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor,

y mucho de ángel, por la incansable solicitud de sus cuidados,

una mujer que siendo joven tiene la reflexión de una anciana,

y en la vejez, trabaja con el vigor de la juventud,

una mujer que si es ignorante,

descubre los secretos de la vida con mas acierto que un sabio,

y si es instruida se acomoda a la simplicidad de los niños,

una mujer que siendo pobre se satisface con la felicidad de los que ama,

y siendo rica daría con gusto sus tesoros

por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud,

una mujer que siendo vigorosa se estremece con el vagido de un niño

y siendo débil se resiste a veces con la bravura de un león,

una mujer que mientras vive no la sabemos estimar

porque a su lado todos los dolores se olvidan,

pero después de muerta,

daríamos todo lo que somos

y todo lo que tenemos por mirarla un solo instante,

oír recibir de ella un solo abrazo,

por escuchar un solo acento de sus labios.

De esa mujer no me exijas el nombre a mi,

si no queréis que empañen mis lagrimas vuestro álbum,

porque ya la vi pasar en mi camino.

Cuando crezcan vuestros hijos, leedles esta pagina y ellos,

cubriendo de besos vuestra frente,

os dirán que un humilde viajero,

en pago a tan suntuoso hospedaje recibido,

ha dejado aquí para vos y para ellos,

un boceto del retrato de su madre.

Ramón Ángel Jara

(1852-1917)

Monseñor Ramón Ángel Jara nació en Santiago de Chile el 2 de agosto de 1852. Comenzó sus estudios con los padres franceses en el Colegio de los Sagrados Corazones de Valdivia y en 1862 se incorporó al seminario conciliar de Santiago, donde alcanzó el grado de bachiller en humanidades. Posteriormente ingresó en la Universidad de Chile para seguir la carrera de leyes, pero en 1874 decidió ser sacerdote. Recibió la ordenación sacerdotal el 16 de setiembre de 1876. Llegó a ser el quinto obispo de San Carlos de Ancud y también el quinto obispo de La Serena. Se distinguió por su gran elocuencia, lo cual le valió los títulos de “primer orador eclesiástico de Chile”, “primer orador católico del siglo”, “cisne de la elocuencia sagrada” y “el Crisóstomo chileno”. Falleció en la ciudad de Serena el 9 de marzo de 1917 siendo sepultado en la catedral diocesana.  

Fuente: Devocionario Católico – www.devocionario.com